The Hobbit: Battle of the Money-Grabbers

En los cuarteles de NuclearGraph las películas, libros, comics, novelas gráficas y videojuegos hacen parte esencial de lo que somos, nos motivan y nos inspiran. No hay conversación o proyecto que no involucre la escena de alguna película, una frase de un escritor, viñeta o personaje que no merezca mencionarse y genere un comentario. En NuclearGraph nos encantan estas cosas y por eso dedicaremos una sección para hablar de todo esto y en la cual ustedes son bienvenidos a comentar.

Arrancamos esta sección con la critica a El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos, hecha por David Velásquez,  a quien está película le agradó tanto como a los gatos les gusta la lechuga y ha decidido hacer catarsis en este espacio:

“Aunque han pasado ya varias semanas desde que se estrenó la última película de El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos, no he podido dormir pensando en este último tormentoso viaje a la Tierra Media…

http://www.bonepicking.com/wp-content/uploads/2014/12/HTBOTFA-TRLR-0009.jpg

Como diría el título del libro que escribió Bilbo Baggins sobre sus aventuras y desventuras en la Montaña Solitaria y el reino de Erebor, los miembros de NuclearGraph fuimos y volvimos. Pero en efecto igual que Bilbo no regresé siendo el mismo. Quizás ha sido algo de estrés post-traumático o un mero “guayabo” o, tal vez un malestar por comer algo en mal estado. No ha sido sin embargo porque la saga haya terminado, sino por ese tufillo de insatisfacción después de esta experiencia cinematográfica.

Soy culpable, debo admitirlo, por cometer el gravísimo error de conservar las expectativas y pensar que esta tercera y última entrega redimiría los errores que se cometieron en las dos entregas anteriores ( ¿alguién recuerda esas interminables escenas de la primera? ), por dejarnos cautivar de las promesas y efectos visuales que nos entregan los trailers, los cuales de hecho resultan en ocasiones mucho más brutales y llamativos que las mismas películas.

Pero bueno, no hay que echarle toda la culpa a unas expectativas tan altas – por los cielos, como me tenia acostumbrado Peter Jackson con su primer trabajo, El Señor de Los Anillos – desafortunadamente la culpa esta vez es de este mismo director (por duro que suene pero así es, esta vez él tiene gran parte de la culpa) Y no uso el término desafortunadamente a la ligera, porque Peter Jackson no es de esos directores que te encanta odiar por lo malas que son sus películas y que las hacen solo por dinero, (como Michael Bay) sino porque sabes que el director de Braindead hace “el tipo de cine que a él le gustaría ver antes que satisfacer a un público” (fan service) y te quedaba la sensación de que todas las demás películas y el resto de directores no le imprimían la misma pasión y cuidado a sus proyectos como este neozelandés y su equipo de trabajo lo hicieron con pelis como Bad Taste, Heavenly Creatures, The Frighteners, The Lord of The Rings, y King Kong.

” I kick ass for the Lord!”

¡Así es! Ese mismo director que nos introdujo con todo el esplendor cinematográfico de la época a la Tierra Media del profesor J.R.R. Tolkien, que nos hizo querer acompañar a Frodo y a Sam en su travesía imposible hacia las oxidadas y putrefactas tierras de Mordor enfrentando a criaturas aladas y espectros abominables, aborrecer a orcos y arañas nauseabundas, desconfiar del bipolar Gollum, preocuparnos por la naturaleza y los arboles parlantes, deleitarnos con los paisajes de La Comarca, Edoras, o los campos de Pelenor,  y finalmente gritar “MUERTEEEEE!” al unisono junto al Rey Theoden y su ejército de Eorlingas en la batalla decisiva de la Tercera Edad (alguna duda de que me encantaba su trabajo?)… pero en El Hobbit: la Batalla de los Cinco Ejércitos a Peter Jackson le ocurre algo similar a George Lucas con Star Wars, la edición “especial” (masterizada, remasterizada, pasteurizada y esterilizada).

Y las cosas no volvieron a ser las mismas.

Podríamos decir que “Una Aventura Inesperada” y “La Desolación de Smaug” todavía medio conservaban algo de la mística que hizo tan especiales a las películas de LOTR:  puedes notar que hay un sentido de la aventura y desarrollo de personajes con Beorn, Bard, el Maestro del Lago y el mismísimo Smaug, pero “La Batalla de los Cinco Ejércitos” se siente apurada, como un “acabemos esto de una vez que ya no lo soporto… Tengo ganas de hacer algo diferente...”

Y no exageramos, la EDICIÓN hace que en parte se sienta de esa manera. Todo pasa demasiado rápido. Escena tras escena van aconteciendo sucesos sin mayor relevancia (o bueno no es que no la tengan, es que no están elaboradas de la manera que deberían  para hacer que de verdad nos importe) no como en La Comunidad del Anillo, Las Dos Torres o en El Retorno del Rey, donde encontramos personajes por los cuales sentir algo, y que nos importaban porque había un amenaza inminente para todos ellos. Lo que nos lleva a hablar de esos personajes tan vacíos en La Batalla de los Cinco Ejércitos, La locura de Thorin por su oro se vuelve irrelevante y ¿qué su banda de 13 enanos? ¿A quién le importa si falta Bifur o Bombur, si asesinan a Fili o a Kili? Quedaron abandonados a la merced no de los orcos pero si de una horrible narrativa que no es compensada por los efectos.

Los efectos siguen siendo sin lugar a dudas lo mejor de estas películas puesto que están a cargo de un taller de arte y diseño con un trabajo impecable como lo es Weta Workshop, pero la historia están tan mal contada y las escenas tan perversamente editadas que dichos efectos sencillamente no nos atrapan. Bueno, no se ustedes pero para mi y para el 66% de NuclearGraph lo más impresionante sucede al comienzo con la muerte del dragon Smaug y termina 15 minutos después. Lo que sigue sencillamente sobra. Y es una lástima porque el protagonista (Martin Freeman) da todo de si para que el Hobbit nos siga llegando y nos importe, pero todos los demás factores en la historia se lo impiden.

Uno de los aspectos que más me molestó es el protagonismo de los orcos digitales y tanto uso de su idioma nativo (la Lengua Negra) lo cual es un gran inconveniente en la historia porque nos inpiden congeniar con estos villanos por más que lo intentemos. Por lo menos en El Señor de los Anillos teníamos a un par de orcos con personalidades peculiares y diálogos que no te cansas de repetir como “The meat is back on the menu, boys!”  o  “the age of the Man is over, the age of the Orc has come “.

Los retamos a recitar alguno de los diálogos de la última película Para mi no hay nada que rescatar, ¿O sí?

«Un efecto especial es una herramienta, un medio para contar una historia. Un efecto especial sin una historia es una cosa aburrida bonita.» – George Lucas.

La Batalla de los 5 ejércitos es en efecto una película decepcionante y hace honor a la frase que dice Movies will break your heart.”

Calificación:

1 “Nuke” de 5 “Nukes” ( Inminent disaster )

¿Qué opinas de esta crítica? ¿Estás de acuerdo?

 NUKCAMISETA

Deja un comentario